Intervención de Mons. Barrio en la Cope: 27 de mayo de 2016

Con motivo de la Jornada Interdiocesana de Enseñanza Religiosa Escolar, los obispos de Galicia hemos redactado una Carta Pastoral conjunta, para recordaros a vosotros, padres de familia, el derecho que tenéis a elegir la educación religiosa escolar para vuestros hijos conforme a vuestras convicciones  religiosas. Esto ni es un privilegio ni una imposición, sino el reconocimiento del derecho que tenéis los padres, derecho contemplado y vigente en nuestro marco jurídico constitucional.

No sin sorpresa vemos estos días cómo en algunos lugares o en la práctica de algunas administraciones públicas, se intenta poner trabas a este derecho fundamental, a través de disposiciones que discriminan a la enseñanza concertada y tratan de hacer inviable su mantenimiento como oferta diferenciada y perfectamente encajada en nuestro ordenamiento jurídico. Lamentablemente, se constata que los partidarios de suprimir la financiación de los conciertos  suelen ser los mismos que abogan por suprimir la enseñanza de la Religión del currículo escolar.

Y defender la libertad de enseñanza y la libertad religiosa no son cuestiones baladíes, sino algo fundamental si queremos garantizar la plena naturaleza democrática de nuestro Estado de derecho. A los padres os corresponde esta tarea de defensa de la enseñanza concertada y de la presencia de la Religión en la oferta educativa en cualquier centro.

En el primer caso, porque es un modelo que funciona y que ahorra al Estado del orden de dos mil ochocientos millones de euros, dando cobertura a 1,4 millones de alumnos, y dando trabajo a 123.000 personas, de las que 100.000 son profesores. Y en el segundo, porque la Enseñanza Religiosa Escolar no es un privilegio de la Iglesia, sino un derecho vuestro, que ha de estar presente en la escuela para procurar que los alumnos conozcan su propia tradición cultural, en este caso de raigambre cristiana, y realicen un estudio razonable de sus contenidos principales y de su historia, con sus implicaciones éticas, morales y sociales. "Es parte imprescindible de una educación que quiera lograr una formación integral, una inserción personal y libre, constructiva en la sociedad”, como hemos recordado los obispos gallegos en la citada carta.

Os animo y aliento a seguir trabajando en la defensa de un modelo educativo que garantice el mantenimiento de un ideario propio en los centros concertados y a matricular a vuestros hijos e hijas en la asignatura de Religión.


Última modificación: jueves, 11 de mayo de 2017, 11:37