Intervención de Mons. Barrio en la Cope: 26 de febrero de 2016

Nuestro Seminario Menor cierra mañana las actividades programadas para su IV Semana Cultural de San Rosendo. A pesar de su reciente implantación, esta cita anual se ha convertido ya en un referente de la vida académica de esta institución diocesana. Esta semana cultural es una muestra más del dinamismo de este centro y de su afán por ofrecer a la comunidad educativa, además de los contenidos habituales y reglados, las experiencias y los testimonios enriquecedores de las personas que han sido invitadas a participar en este encuentro. Educar no es nunca sinónimo de aburrimiento, sino de invitación a despertar la curiosidad y la capacidad de asombro de nuestros adolescentes y jóvenes.

Nuestra Iglesia diocesana está orgullosa de sus centros formativos, y en concreto del Seminario Menor de la Asunción, institución que ofrece una educación humana, espiritual, académica y vocacional, buscando la formación integral de los alumnos, y cultivando los gérmenes de vocación sacerdotal de quienes presentan indicios de la misma. Ayudar a distinguir las verdaderas claves del sentido de la vida, constituye hoy una prioridad en el proceso educativo. En el Seminario Menor se procura una educación inspirada en la concepción cristiana del hombre, de la vida y del mundo, fomentando los valores evangélicos y la vivencia cristiana.

Es preciso despertar inquietudes, invitar a los jóvenes a hacerse preguntas para encontrar respuestas y contribuir a abrir las mentes a la realidad inefable de Dios. Esa es la tarea de nuestro Seminario Menor, un lugar privilegiado donde los adolescentes y jóvenes, a través de formadores y profesores, encuentran la posibilidad de escuchar una llamada especial del Señor. Esa es la obra por la que toda la Iglesia diocesana ha de estar agradecida y reconocer un trabajo callado, humilde y generoso.


Última modificación: jueves, 11 de mayo de 2017, 11:25