Carta Pastoral en la Apertura del Sínodo Diocesano

Queridos diocesanos:

El pasado 12 de octubre de 2012 convocaba el Sínodo diocesano. En este tiempo transcurrido hasta ahora se han ido realizando los trabajos concernientes a la preparación de los temas en los diferentes grupos sinodales.

Como recordáis el lema elegido fue: "Renovarnos en comunión desde Cristo”, teniendo en cuenta la importancia de este objetivo en el proceso de evangelización. Entonces pedía a los sacerdotes, miembros de vida consagrada, catequistas, profesores cristianos y demás colaboradores en la pastoral que asumierais con valentía y humildad la celebración del Sínodo, venciendo inercias y desconfianzas.

En la crisis humanitaria, moral y religiosa en que nos encontramos, damos la impresión de vivir sin base espiritual y como herederos que han despilfarrado el patrimonio recibido a lo largo de la historia en un contexto social y cultural en el que el proyecto de vida cristiano se ve continuamente desdeñado y amenazado. Hemos de revitalizar la tradición cristiana y vivir con nuevo vigor los valores auténticos que están dando sentido a nuestra vida. Esto nos ayudará, por respeto a las personas que sufren y por coherencia evangélica, a asumir con tanta dignidad como fidelidad este

momento histórico y a generar un ámbito cultural que no cierre sus ojos a la luz de la fe en medio de tanta sospecha y desconfianza.

Me alegra ahora poder comunicaros que el día 8 de octubre a las 10 en la Catedral tendremos la Misa de Apertura del Sínodo para invocar la luz, el gozo y la fuerza del Espíritu Santo. A esta Eucaristía están vivamente invitados no sólo los sinodales, sino todos los diocesanos, para manifestar así con mayor claridad que el Sínodo diocesano no es un acto privado de unos pocos sino que es toda la Iglesia compostelana la que está implicada en él. A los que no podáis venir, os pido que os unáis en la oración allí donde os encontréis.

Por este motivo dispongo que en todas las parroquias e iglesias de la diócesis se celebre la misa por el Sínodo (Misal Romano, Misas por diversas necesidades, n° 5) el domingo 2 de octubre o, si no fuera posible, al estar impedido por una fiesta local, en otro domingo del mismo mes. Además, durante toda la duración del Sínodo se añadirá a la oración de los fieles la intención por el Sínodo con estas u otras palabras: "Por nuestra Iglesia diocesana, para que el sínodo que se está celebrando produzca frutos de conversión en los corazones y de renovación en la pastoral, roguemos al Señor”.

Os saluda con afecto y bendice en el Señor,

+Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela

Última modificación: lunes, 20 de febrero de 2017, 17:44